Grosjean competirá en la IndyCar en 2021 y descarta regresar a la F1

Romain Grosjean tiene las cosas muy claras tras su accidente, buscará competiciones en las que tenga opciones de luchar por algo más digno que estar en la parte de atrás de la parrilla sin posibilidades de demostrar su valía.

El piloto francés sufrió un espectacular accidente nada más arrancar el Gran Premio de Bahrein 2020, chocó frontalmente contra las barreras de protección a más de 200km/h y terminó en medio de una bola de fuego que hizo temer lo peor. Pero las medidas de seguridad y protección de los pilotos funcionaron correctamente y, casi milagrosamente, salió prácticamente ileso de un accidente que pudo resultar fatal.

Lo más grave las lesiones en sus manos, que le obligaron a pasar por quirófano, perdiéndose el resto de la temporada de F1 con Haas. Así que su último recuerdo en la máxima categoría ha sido su brutal accidente.

Hoy miércoles ha anunciado que regresará de nuevo a los circuitos, pilotará en la IndyCar con el equipo Dale Coyne Racing. Una opción que ya estaba encima de la mesa semanas antes de su accidente, pero que se vio paralizada por si no era posible volver a pilotar.

“Estoy muy contento, va a ser un gran desafío”, dijo Grosjean a través de Twitch al explicar que estará en las 13 carreras de la IndyCar esta temporada. Pero no seguirá los pasos de pilotos como Fernando Alonso, que tras su salida de la F1 pusieron su mirada en la mítica carrera de las 500 Millas de Indianápolis.

“Me puse en contacto con Dale Coyne antes del accidente de Bahrein, quizás un par de semanas antes de Imola y encajamos bien, así que nos hizo una oferta. Iba a hacer el campeonato completo, pero luego, ocurrió lo de Bahrein”.

“Por un momento pensé que estaba muerto, y siendo padre de tres hijos, necesito ser sensato en mis decisiones, en mis decisiones en el futuro. Por el momento no me siento cómodo pilotando en óvalos”, explicó el ex piloto de Haas.

Habló también de sus lesiones en las manos, que le obligaron a pasar por quirófano a causa de un “desprendimiento en un ligamento del pulgar izquierdo”. Confirmó que la mano derecha ya está recuperada, pero la izquierda todavía no está completamente preparada para volver a ponerse los guantes, espera poder hacerlo en una o dos semanas.

“Todavía estoy muy interesado en subirme al coche de F1 de Mercedes, es una oferta que no puedes rechazar. Solo para que yo entienda cómo se siente ese monoplaza”, dijo Grosjean en referencia al ofrecimiento que hizo Toto Wolff para que su último recuerdo de F1 no fuese el accidente. “Pero no molestaré a Toto ahora mismo, pero puede esperar recibir una llamada telefónica en algún momento”.

Sobre las opciones de un regreso a la F1 confirma que, al menos en este momento, da por finalizado ese capítulo y prefiere mirar hacia otros campeonatos en los que pueda luchar por resultados más allá de estar en la parte baja de la parrilla sin opciones.

“Con mi accidente he aprendido que la vida es muy corta. Si estar en la F1 es apenas poder superar la Q1 una o dos veces al año, prefiero decir que no. Creo que ese capítulo está cerrado para mí y preferiría mirar a otros campeonatos donde pueda correr e intentar ganar carreras”, añadió Romain Grosjean.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.