Max Mosley insinúa que se presentará a la reelección al frente de la FIA

Max Mosley, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), insinuó la posibilidad de postularse a una enésima reelección «ante los ataques» que recibe de la Asociación de Constructores de Fórmula 1 (FOTA).

La intención de Mosley trascendió en vísperas de la reunión que el Consejo Mundial de la FIA celebrará mañana en París para debatir la crisis suscitada con la FOTA que amenaza con crear un Mundial paralelo para 2010.

«En las últimas semanas ha quedado claro que uno de los objetivos de los equipos disidentes es que yo dimita», dijo Mosley, en una carta que envió a los miembros de la FIA y cuyo contenido fue revelado hoy por Autosport.

«El año pasado me ofrecisteis vuestra confianza y, como ya os comuniqué el 16 de mayo del 2008, mi intención era no optar a la reelección en octubre. Sin embargo, a la vista del ataque al mandato que me habéis confiado, debo pensar si mi primera decisión de no optar a la reelección era la correcta», sigue la carta de Mosley.

Mosley agregó que «sólo a los miembros de la FIA» les corresponde «decidir sobre su liderazgo democráticamente elegido, no a la industria del motor y menos todavía a las personas que la industria destina a gestionar sus equipos de F1», en referencia a Ferrari y las demás escuderías que buscarían su dimisión.

Mosley considera los planes de ruptura anunciados por la Asociación Europea de la Industria del Automóvil (ACEA) y su exigencia de un cambio en el gobierno de la F1 como «un ataque a la autoridad de la FIA».

«Es un ataque contra el derecho de la FIA a regular el Mundial de F1 y, lo que es peor, una crítica injustificada y un desafío directo a la estructura y al objetivo de la FIA», señala en su carta.

Mosley subrayó que «ningún presidente de la FIA podría permitir que todo esto quede sin respuesta. Estamos preparando acciones legales en caso de que sean necesarias para preservar los derechos de la FIA en su campeonato y para desaconsejar a cualquier equipo disidente de la Formula 1 que participe en actos ilegales».

El presidente de la FIA ratificó su decisión de reducir los gastos de la F1 para el Mundial 2010, eje del conflicto, pues Ferrari y otras escuderías se oponen a ese plan, considerado clave por Mosley.

La carta de Mosley parece significar un endurecimiento de su postura, que parecía haber relajado, luego de que la FOTA rechazó su plan y reiteró su decisión de correr un Mundial paralelo para 2010.

max_mosleyLa revelación de la carta, además, contrasta con un informe publicado hoy por The Times, según el cual Mosley evaluaba renunciar como presidente de la FIA para poner fin al conflicto con la FOTA, señalado por muchos como el más grave en la historia de la Fórmula 1.

The Times suele reflejar, según especialistas, las posturas de Bernie Ecclestone, dueño de los derechos comerciales de la categoría y quien el lunes afirmó que las diferencias se podían «resolver» y que estaba decidido a intervenir personalmente para evitar la escisión.

Mosley, que fue ex abogado de Ecclestone, asumió como presidente de la FIA en 1991 y el año pasado sobrevivió a un escándalo sexual que estuvo a punto de precipitar su salida, aunque recibió un fuerte voto de apoyo y se comprometió a dejar el cargo una vez cumplido su mandato.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario