Perez-Sala: «Los principios de HRT fueron un desastre total»

El jefe de HRT, Luis Perez-Sala, ha admitido que su primer contacto con el equipo español no fue bueno del todo. El ex piloto de Minardi llegó al equipo con los nuevos propietarios de HRT, Thesan Capital, el año pasado cuando estaba a punto de disputarse el GP de Gran Breataña, sustituyendo a Colin Kolles.

«Lo que vi, no me gustó», declaraba Perez-Sala al periódico El País. «Fue un desastre total. No había organización ni credibilidad. No había hecha ninguna investigación aerodinámica. No teníamos sede, ni identidad. Todo fue subcontratado. Ningún mecánico compartía sede con otro en un mismo lugar. Decían que era un equipo español, pero no había nada español».

Desde entonces, aunque HRT permanece en la parte trasera de la parrilla, ha cambiado mucho. Perez-Sala, que ha supervisado la recolocación del equipo a la lujosa sede central en Madrid, dijo que a la reestructuración le siguió una «autopsia» de las dos primeras temporadas de HRT como Campos e Hispania.

«Estaba claro que Pedro (de la Rosa) tenía que estar con nosotros», explicó. «Él era la clave. Era español, experto y honesto. Ha estado más de diez años en la F1, conoce a todo el mundo y sabe como desarrollar un coche con los mecánicos y los ingenieros. Contribuye mucho como piloto, pero tenerlo con nosotros nos ayuda a crecer, a tener un plan, nos ayuda a palpar en la oscuridad».

De la Rosa, que fue engatusado (en el buen sentido) por Sala para unirse a HRT a pesar de que le ofrecieron sólo la mitad de dinero de su puesto como piloto reserva de McLaren, admite que él también tuvo una «mala» primera  impresión del equipo.

«Ellos llevaban en la F1 dos años y todavía no parecía un proyecto serio. Tenían una mala estructura que era difícil de cambiar. Quise firmar antes, pero no tenía confianza. Cuando vi que Luis estaba ahí, pensé sobre eso».

«Luego había algunas buenas razones: correr otra vez con un equipo con licencia española, jefes españoles, mecánicos e ingenieros, un piloto español».

«Me gustó la idea de estar ahí (en España) no en Inglaterra donde están los otros equipos, sino crear algo diferente y una estructura que permaneciera en mi país. Sonaba bien», dijo De la Rosa.

El jefe ejecutivo de HRT, Saúl Ruiz de Marcos reveló que el presupuesto del equipo para 2012 era de 50 millones de euros, que es siete veces menos que los grandes equipos, la mitad que su inmediato competidor, Caterham.

«Si tuvieramos éxito, podríamos conseguir patrocinadores y hacer dinero en tres años», dijo. «El secreto era gastar hasta el último euro en desarrollar la aerodinámica del coche, que es como se gana más tiempo».

De Marcos apostaba por la estrategia de «acercarse» a los ricos mercados de India y China, que no están todavía  explotados por la F1: «Nosotros ya tenemos un piloto indio, Narain Karthikeyan y estamos trabajando para sacar adelante al que será el primer piloto chino en la historia de la F1, Ma Qing Hua».

Sé el primero en comentar

Deja un comentario