Webber, a aprovecharse de la sanción al renacido Schumacher

Han tenido que pasar casi seis años para volver a ver a Michael Schumacher en lo más alto de la tabla de tiempos de un sábado, pero no le ha servido de nada. El káiser ha sorprendido a todos con una enorme vuelta en la igualadísima Q3, marcando un gran 1:14.301, sólo ocho centésimas más rápido que Mark Webber.

Sin embargo, el alemán fue sancionado en Montmeló con la pérdida de cinco posiciones para la parrilla de este domingo por embestir a Bruno Senna en el último Gran Premio de España, por lo que quien saldrá desde el primer puesto será el australiano de Red Bull.

Webber tiene ante sí la oportunidad de convertirse en el sexto ganador en este loco y atípico campeonato de Fórmula 1. En un trazado donde es más que complicado adelantar en pista, el australiano deberá tener un cuidado extremo con sus neumáticos, que han provocado una gran cantidad de alternativas a la hora de colocar favoritos para la pole. Junto a él saldrá el otro Mercedes, Nico Rosberg, que intentará ser el primer corredor en repetir victoria esta temporada.

Más complicado lo tendrá Fernando Alonso. El español parte quinto, después de la sanción a Schumacher, y tras haber hecho el sexto crono del día. El bicampeón español sólo pudo llevar un juego de neumáticos superblandos a la definitiva Q3, por lo que sólo pudo dar una vuelta en condiciones para intentar asaltar los primeros puestos. En su favor juega que parte por el lado bueno, y que si puede hacer una buena salida, tiene serias opciones de podio para este fin de semana.

Habida cuenta de la desastrosa clasificación de Vettel, líder del Mundial empatado a puntos con el asturiano, Alonso tiene una buena oportunidad de salir del Principado con el liderato en el bolsillo. El alemán de Red Bull saldrá noveno, pese a quedar décimo sin tiempo en la Q3. Maldonado pierde diez posiciones por un castigo que le han impuesto.

Incidentes del “loco” Maldonado y Pérez

Antes de la clasificación, en los terceros libres, el vencedor del último Gran Premio, Pastor Maldonado, cometió un grave error y volvió a ganarse una visita a los comisarios. Estaba pasando a Sergio Pérez cuando se chocó con el Sauber, provocando además que su propio Williams impactase contra las protecciones y destrozando el alerón y perdiendo una rueda. Los comisarios entendieron que la acción fue punible para el venezolano, por lo que le sancionaron con diez posiciones en la parrilla, y para terminar con otras cinco por cambiar la caja de cambios.

El accidente de los dos pilotos hispanos ha sido un prólogo de lo que iba a pasar en la clasificación. Nada más comenzar la clasificación, en la Q1, Pérez tuvo un fuerte accidente después de que una pieza de su neumático delantero izquierdo, precisamente al que le afectó el choque con Maldonado, se soltó y provocó que se chocase contra las protecciones. La sesión se interrumpió durante unos minutos, hasta que las grúas retiraron el Sauber accidentado. Después de la sesión, Pérez se quejó duramente de Maldonado por sus acciones y directamente le llamó “loco”.

Decepción de Button y sorpresa de Massa

En McLaren arriesgaron mucho en la Q2 y casi se queda fuera de optar a la pole Lewis Hamilton, pero su compañero no tuvo tanta suerte. El campeón del mundo de 2009 se ha quedado fuera de la última tanda por segundo Gran Premio consecutivo, y lo tendrá muy complicado en esta carrera. Los nervios están empezando a cundir en la escuadra de Woking, sobre todo después de lo ocurrido en Barcelona con Hamilton. Button, que ganó aquí en el 2009, no encuentra el ritmo pese a marcar el mejor tiempo de los entrenamientos libres del jueves.

La grata sorpresa del día fue ver a Felipe Massa sonreír. El brasileño parte séptimo, después de quedarse a una décima exacta del tiempo de Fernando Alonso, algo muy poco habitual en los últimos tiempos. Además, Massa se metió por primera vez en la Q3 en esta temporada, y además a lo grande, con el mejor tiempo de la Q2.

Después de ver a varios pilotos rozando los guardarraíles, y alguno llevársela por delante, como Jean-Eric Vergne que destrozó su Toro Rosso, es previsible que esta carrera acabe con muchos abandonos. La temperatura, además, añadirá un poco más de emoción, ya que se prevé una temperatura ligeramente inferior a la que se ha visto este sábado, por lo que el rendimiento de los neumáticos será una incógnita aún mayor.

Por su parte, Fernando Alonso pidió que le dieran “el valor justo” a la posición a la que llega. El asturiano es consciente de que hay una buena oportunidad para salir de Mónaco al frente de la tabla, y como él mismo ha dicho: “Piano, piano…”.

Deja un comentario