Aprendiendo de Brawn GP

Antoni Gutiérrez-Rubí ha publicado un artículo titulado Lecciones de Brawn GP en el que desgrana el porqué del éxito obtenido por la escuderia de Ross Brawn, y como desde los cimientos de Honda la ha llevado a lo más alto. Muchas gracias por el aporte Antoni.

La F-1 inició la temporada 2009 en Melbourne con la sorpresa del doble triunfo de un equipo debutante, el Brawn GP (ex Honda). Sus victorias han sacudido los cimientos de la máxima categoría del automovilismo: un sobrio monoplaza blanco (casi sin patrocinio) ha superado a las orgullosas escuderías y al circo multicolor de los sponsors más exigentes.

La rapidez y la habilidad para aprovechar las oportunidades y adaptarse a las nuevas circunstancias, en este caso al nuevo reglamento de la F-1 en relación con los difusores, han sido una lección de humildad para las grandes marcas, demostrando que la inteligencia, la eficacia y el mérito no se compran siempre con dinero, ni se aseguran con el poder.

El mago Ross Brawn, uno de los artífices de los siete títulos mundiales logrados por Schumacher, ha alterado el orden establecido de la aristocracia de la F-1. Nuevas ideas y soluciones frente a viejos privilegios y jerarquías. Flavio Briatore, patrón de Renault, se ha preguntado en voz alta, sin rubor y quedando en evidencia de manera patética: «Ganará el título un piloto que estaba en el paro u otro que estaba a punto de jubilarse. ¿Y la credibilidad?». Pues sí, ganará el más rápido, o ¿no es eso una carrera?

Estas son las 10 lecciones empresariales de Brawn GP:

1. La irrupción de lo imprevisto (una oportunidad en el reglamento de la F-1)
2. El triunfo de la creatividad y la simplicidad (el viejo-nuevo difusor)
3. La estrategia ganadora (las ideas frente a la fuerza)
4. La combinación de experiencia y juventud (la fórmula ganadora)
5. La ambición calculada (un coche sin patrocinadores: ya vendrán)
6. La rapidez como actitud colectiva (formaron un equipo en tres semanas)
7. El desafío de lo establecido (una nueva escudería en el imperio de los clásicos)
8. El caos es una oportunidad (los grandes se adaptan mal al desconcierto)
9. El tiempo de los audaces (la compra de Honda, volver a empezar)
10. El triunfo del trabajo bien hecho (equipos ágiles con hambre de gloria)

Como dijo nada menos que el tricampeón del mundo Niki Lauda: «Lo único cierto es que Brawn ha hecho el mejor trabajo». Y Pedro de la Rosa confirma: «El coche está muy bien diseñado, con soluciones muy radicales y diferentes». Ahí están las claves del mejor trabajo: diseño inteligente, radicalidad creativa y diferenciación en la ejecución.

Sólo los lúcidos y ágiles superarán el desconcierto. Las grandes corporaciones, en cambio, no pueden producir esta clase de conocimiento porque están basadas en patrones rígidos y lentos donde los cambios se producen después de largas maceraciones. La nueva realidad social, como por ejemplo en Internet, se mueve a una velocidad que va a ser letal para los gigantes que no sepan adaptarse: «La competencia ya no será entre grandes y pequeños, sino entre rápidos y lentos» (Nikesh Arora, Vicepresidente de Google). No hay tiempo que perder.

4 comentarios

  1. Tienes toda la razón del mundo Lolo, a Barrichello no le va a quedar otra que ver la parte trasera del monoplaza de Button toda la temporada. Se fue fe Ferrari para mejorar y se ha encontrado con otro Michael.

    Si Ross Brawn ya no creia en él en Ferrari no lo va a hacer ahora en Brawn GP, no creo que le quede otra que resignarse y acatar lo que diga Ross.

  2. Por cierto lo de Rubens Barrichello estaba cantado, se va a pasar todo la temporada viendole el culo y comiendo goma del coche de Button y ya puede decir Brawn lo que quiera que su pupilo es Jenson.

  3. Yo sólo digo que teniendo tiempo todo és más fácil de predecir. Esta temporada está siendo caótica para la F1 y todo debido a unas normas que cada vez se me hacen más sospechosas por que en vez de reducir costes lo único que hacen és beneficiar a unos y perjudicar a otros. Un sistema de puntos que si se hubiese aceptado ya sabriamos el ganador. Un reglamento con fisuras bien camufladas para que luego estas se admitan como válidas. Unos ingleses al mando del circo de la F1 junto a un equipo dirigido por Ross Brawn también inglés y con el piloto estrella del momento (no de color) Jeson Button, inglés como no. Al igual que en los exitosos Gran Hermanos todo esto suena a tongo y no hay un arbitraje justo. Ahora nos quieren vender la inutilización de los repostajes para el 2010 y digo yo ¿quién será el equipo que lleve más tiempo diseñando el coche en base a esta norma? Ahhh¡ por cierto después de tanto KERS los que han pasado de llevarlo seguro que saben que ha todo sido una maniobra de distracción para sacar aún más ventaja ya que para el año que viene no será obligatório. Claro! para reducir costes, como no!

  4. Hagiografía del nuevo héroe (Brawn GP).
    Pero comentarios y explicaciones técnicas, ninguna.

    Resumir el éxito de una escudería en esa sarta de vacuidades, cuando de todos es sabido que ahora mismo existen dos tipos de vehículos en el mundial de F1, con la connivencia de sus dirigentes, es un ejercicio de retórica ramplona.

    Durante todos estos años cada uno de los cambios que se introducían en el reglamento eran desafíos técnicos encaminados a aumentar la competitividad, a plantear nuevos retos a los ingenieros (ruedas lisas vs ruedas «estriadas», prohibición de cambio de neumáticos en los repostajes, límites en las r.p.m. de los motores, prohibición -ésta más antigua- de los turbocompresores…y un largo etcétera) y ahora llega el sr. Gutierrez-Rubí y quiere explicarnos qué es la «Fórmula 1» a base de metáforas simplonas y rebuscadas. Él tenía la fórmula del éxito, sabía que «la irrupción de lo imprevisto», «la ambición calculada», «el tiempo de los audaces», eran la fórmula del éxito en este deporte. !!!Y cientos de ingenieros trabajando en el desarrollo de mil soluciones mecánicas sin saberlo!!!!

    INÚTILES!!!!!

Deja un comentario