Consejos para viajar en coche en invierno

Las condiciones adversas del invierno hacen que sea el momento más oportuno para tener en cuenta estos consejos a la hora de emprender un viaje por carreteras en las que podemos encontrar hielo, nieve o agua. Te ayudarán a hacer tu viaje con tranquilidad y a llegar sano y salvo a tu destino.

Como cada año el invierno lleva el 21 de diciembre y todos nos ilusionamos con las vacaciones y las fiestas navideñas, pero como cada año llegan las bajas temperaturas y el mal tiempo, aunque buena parte ya se puede apreciar desde que arranca el otoño.

Entre las complicaciones más frecuentes que nos podemos encontrar en invierno en la carretera están la nieve (que nos obligará a poner cadenas en algunos tramos), el hielo o la lluvia. Ante el aumento de las inclemencias meteorológicas lo mejor es ir lo más preparado posible, aquí os dejamos unos consejos tanto para preparar vuestro coche antes de salir como para circular durante el viaje.

Preparar el viaje en coche en invierno

Estos son los puntos de control más importantes a tener en cuenta antes de salir a la carretera y afrontar un viaje largo por zonas invernales.

Revisar el estado de la batería

La batería es posiblemente el elemento que más sufre con el frío, la bajada de temperaturas puede afectar a la vida de la batería, reduciendo su vida útil. Por norma general la vida útil de la batería del coche está en torno a los cuatro años.

Antes de emprender nuestro viaje es mejor revisar en que estado se encuentra la batería, en el siguiente vídeo podéis encontrar información de como revisarla con un multímetro.

Comprobar el estado de la batería

Comprobar los niveles de líquido del coche

Busca un lugar llano en el que estacionar el vehículo, por supuesto fuera de la circulación, y espera a que el motor esté frío para realizar estas comprobaciones de los niveles de líquidos, en caso contrario podrías obtener mediciones erróneas.

Revisar los niveles de líquido de frenos, refrigerante y aceite

Líquido refrigerante

El primer líquido que vamos a comprobar es el líquido refrigerante, consulta el manual del vehículo para localizar el compartimento y comprueba que esté entre el máximo y el mínimo indicado. En caso de que tenga menos te tocará rellenarlo, no pongas más del máximo indicado. Si has tenido que rellenar líquido refrigerante podrías estar ante algún problema de fuga, vuelve a comprobarlo pasados unos días y si vuelve a bajar lleva el coche al taller.

Líquido de frenos

Consulta el manual de vehículo donde se encuentra el compartimento del líquido de frenos, usualmente tendrá algún indicador que ponga DOT 3 o DOT 4 según el tipo de líquido de frenos que utilice nuestro vehículo.

Comprobamos que el nivel se encuentra entre el máximo y el mínimo, procediendo a rellenarlo si es menor de lo indicado. Al igual que con el líquido refrigerante si hemos tenido que rellenar puede ser indicador de que tenemos alguna fuga, volveremos a comprobar pasados un par de días y si vuelve a bajar llevaremos el coche al taller.

Aprovechando la revisión del líquido de frenos echa un vistazo al estado de tus pastillas y discos, de nada te servirá tener el líquido en su nivel correcto si el sistema de frenado no hace su función correctamente.

Nivel de aceite

El tercer punto que vamos a comprobar es el aceite, para ello extraemos la varilla medidora, limpiamos con un trozo de papel o tela, volvemos a introducir en el compartimento y revisamos en que punto se que queda la marca del aceite, si está más abajo del punto mínimo debemos proceder a rellenar.

Para rellenar aceite de motor debemos introducirlo por la parte superior, esperando un tiempo prudencial para que baje hasta el cárter y volver a realizar la medición. Es mejor hacerlo poco a poco aunque tengamos que rellenar tres o cuatro veces, pues si nos pasamos tendremos demasiado aceite en el cárter y es difícil extraerlo.

Relacionado: Cambio del aceite al coche paso a paso

Líquido limpiaparabrisas

Es uno de los líquidos que menos caso solemos hacer, no es necesario su uso de forma habitual, pero si vamos a circular por carreteras donde nos podemos encontrar hielo, nieve o agua, lo más probable es que nuestro parabrisas termine sucio impidiéndonos la visión.

Rellena hasta completar el compartimento. Lo más recomendable es hacer con un líquido específico para limpiar el parabrisas, estos líquidos jabonosos tienen como base alcohol que permite que se evapore con facilidad, ayudando a mantener la visibilidad durante su uso. Si no quieres usar uno de estos, simplemente rellena con agua y detergente.

Tras comprobar el líquido limpiaparabrisas es recomendable que eches un vistazo al las escobillas del limpiaparabrisas. De nada te servirá tener líquido si las escobillas no hacen su trabajo, sustituye las escobillas si dejan cercos o hacen ruido en mojado.

Revisión de neumáticos

Ya hemos comentado en anteriores ocasiones que los neumáticos son un elemento fundamental en la seguridad de nuestro vehículo. Son la parte que está en contacto con el asfalto y el elemento que mantiene la trazada. Si circulamos con unos neumáticos gastados o en mal estado tenemos muchas probabilidades de tener problemas cuando las condiciones climáticas empeoren.

Además de revisar que no presenten marcas externas de deterioro, tendremos que revisar el dibujo de las cubiertas. La ley exige que circulemos la banda de rodadura no debe tener una profundidad menor a los 1,6 milímetros, recogido en el Anexo VII del Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos.

A pesar de esta especificación, no es recomendable que esperes tanto para sustituir los neumáticos, sobre todo si vas a realizar un viaje en invierno por carreteras que soporten inclemencias meteorológicas adversas. La recomendación es que realices la sustitución de los neumáticos cuando estos estén por debajo de los 3 milímetros de profundidad en la banda de rodadura.

Además de la profundidad del dibujo debes revisar la presión de inflado de los neumáticos, en el manual de tu vehículo encontrarás la presión de inflado correcta para la medida de neumáticos que lleve tu vehículo.

En Oponeo disponen de una tabla on line donde puedes consultar la presión correcta según el modelo de vehículo. Por norma general una presión en torno a los 2,5 bares de presión será lo recomendable, pero lo mejor es hacer caso a las indicaciones del fabricante.

Cómo revisar la presión de los neumáticos del coche

Sistema de alumbrado

Aunque son un elemento fundamental todo el año, en invierno adquieren mayor relevancia. Tanto en otoño como en invierno tendremos menos horas de luz y la claridad del cielo disminuye con respecto a primavera y verano, ver y hacernos ver en la vía es fundamental para evitar un accidente.

Asegúrate que todas funcionan de manera correcta, cada una está puesta en el vehículo para cumplir su función. Si tu coche es de esos que resulta una complicación cambiar una lámpara, pásate por el taller y aprovecha para hacer las sustituciones necesarias con antelación a tu viaje.

Kit de emergencia del coche

Ya hemos comentado que es recomendable llevar un kit de emergencia en el coche, este debe incluir elementos tan importantes como un botiquín, extintor, triángulos, chaleco o linterna.

Revisa que estos elementos se encuentren en buen estado, que las fechas de caducidad no hayan pasado o que las pilas tengan carga suficiente. En caso necesario sustituye lo necesario y si no tienes alguno de estos elementos considera adquirirlos antes de emprender el viaje.

Antes y durante el viaje en invierno

Con todo lo que hemos expuesto hasta ahora tenemos nuestro coche preparado para subirnos e iniciar nuestro viaje con las mayores garantías. Ahora es el turno para aquellas cosas que son necesarias justo antes de ponernos al volante y disfrutar de un viaje seguro.

Planificar tu ruta

Hoy tenemos muchos modos de realizar una buena planificación de nuestro viaje. Esto nos ayudará a determinar la mejor ruta, puede que hayamos realizado este viaje antes en verano, pero lo mejor es que volvamos a revisar si va a ser la mejor ruta, un puerto de montaña no plantea problemas en verano y puede ser un quebradero en invierno.

Tienes a tu disposición herramientas como Google Maps donde puedes establecer el punto de salida y de llegada, o incluir puntos intermedios, ofreciéndote varias rutas alternativas. Para cada una de ellas te ofrecerá un mapa con instrucciones detalladas para la ruta, los kilómetros a recorrer y el tiempo aproximado que tardaremos en llegar. También nos informará del tráfico y de las incidencias en carretera.

Es aconsejable revisar el mapa de la DGT en tiempo real sobre los avisos e información de las carreteras por las que vamos a circular en nuestro viaje. Nos ofrecerá información sobre el estado de la vía, avisos meteorológicos o estado de la circulación que nos resultará de ayuda en nuestro viaje.

En la web de Via Michelín os ofrecerá las rutas para vuestro viaje con opción de calcular el coste del viaje según el modelo del vehículo, el combustible utilizado y los posibles peajes.

Llenar el depósito de carburante

Un punto fundamental antes de partir, sea donde sea tu viaje lo mejor es que vayas con el depósito lleno. Pásate por tu estación de servicio y llena por completo el tanque, así también puedes aprovechar para revisar la presión de los neumáticos y el líquido del limpiaparabrisas.

Ropa de abrigo y móvil

Podría parecer una obviedad, pero la experiencia me dice que es mejor comentarlo. Lleva ropa de abrigo, vas a hacer un viaje en invierno y es más que probable que te encuentres con temperaturas bajas.

Ya se que tu vehículo dispone de un sistema de calefacción estupendo, pero sólo te salvará si tu coche está funcionando a pleno rendimiento, nada te salva de tener un percance y quedarte con el coche apagado. En este caso, mejor prevenir que curar. Lleva ropa de abrigo suficiente y una pequeña manta en el maletero no te ocupará demasiado espacio.

El tema del teléfono móvil, lleva uno contigo, te resultará casi imprescindible para pedir ayuda si es necesario. Carga la batería a tope antes de salir, lleva contigo un cargador para enchufarlo durante el viaje y añade una batería portátil (recuerda cargarla antes de salir).

Con los smartphone actuales tendrás además un mapa de carreteras en tiempo real para indicarte la ruta que debes seguir y las incidencias que se produzcan. Tienes aplicaciones gratuitas como Google Maps o Waze que te serán de gran ayuda en carretera y están disponibles a través de la tienda de aplicaciones de tu teléfono.

Salir con antelación suficiente

Este se un consejo fundamental, si tienes una hora de llegada determinada sal con antelación suficiente pensando en las incidencias que te puedas encontrar. Ten en cuenta las paradas que vayas a necesitar o el tiempo que puedas estar parado en una retención.

Por ejemplo si vas a hacer una ruta de 6 horas, tendrás que hacer una pequeña parada cada dos o tres horas y estirar un poco las piernas te ayudará a estar más descansado.

También debes tener en cuenta el tamaño de tu depósito de combustible (un turismo normal suelen tener en torno a los 55 litros) y el consumo de nuestro coche. Con esto tendremos los kilómetros que podremos recorrer y buscar cuando es más recomendable parar a repostar. Ten en cuenta que a mayor velocidad mayor consumo, según un cálculo de la DGT bajar la velocidad de 120 a 110km/h reduce el consumo casi un 7%, del mismo modo aumentar hasta 130km/h consumirá un 8% más que a 120.

Otro punto muy a tener en cuenta en nuestro viaje es no esperar a que nos marque la reserva para parar a repostar. Lo más aconsejable es volver a llenar el tanque cuando hagamos una parada para descansar y nos quede más de la mitad del depósito.

Consejos para circular en invierno con el coche

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.