FIA y FOTA siguen manteniendo su disputa para 2010

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) auguró hoy para «los próximos días» un nuevo acuerdo con la Asociación de Equipos (FOTA) en una Fórmula 1 que abrirá mañana la actividad oficial del GP de Alemania, pero envuelta otra vez en disputas políticas y comerciales.

«Cualquier enmienda que se quiera realizar al reglamento» del campeonato, ratificó hoy la FIA, «debe ser aprobada también» por los otros cinco equipos que también «disputarán la próxima temporada bajo las normas ya publicadas».

«Esto es así porque el Código Deportivo Internacional y los nuevos equipos tienen un contrato con la FIA que ni la Asamblea General ni el Consejo Mundial se pueden arrogar. Cualquiera que tenga un elemental conocimiento del gobierno del deporte del motor sabe esto», dijo el comunicado de la FIA.

«Imagínese el alboroto si, después de que los equipos de la FOTA hubiesen entrado, el Consejo Mundial, posteriormente, cambiase las reglas sin preguntarles», explica el comunicado de la FIA.

La entidad que comanda Max Mosley afirmó que no entiende cómo la FOTA quiere un nuevo Pacto de la Concordia antes del inicio del Mundial 2010, «ya que una vez iniciada la competición esos equipos podrían amenazar con una nueva ruptura debido a la posición contractual mencionada anteriormente».

El diferendo estalló el miércoles en la reunión de la FIA con los ocho equipos que integran la FOTA, más Force India y Williams (expulsado de la entidad), y los nuevos Campos, Manor yUS F1.

La FOTA dijo que abandonó la reunión porque sus ocho miembros siguen sin estar inscritos oficialmente en el Mundial 2010, en el marco de disputas previas que parecieron tener fin el mes pasado, cuando la FIA renunció a topes presupuestarios y anunció que Mosley dejará su cargo en octubre próximo.

Ese acuerdo implicaba además la inscripción de los equipos en el Mundial, pero el delegado Charlie Whiting anunció en la reunión de ayer las ocho escuderías de la FOTA todavía no estaban anotadas y, por lo tanto, no tienen derecho de voto.

La FOTA consideró en cambio que también las reglas de 2010 ya habían quedado establecidas en el consenso anterior y recordó el comunicado del 24 de junio en el tramo que decía «las reglas para el 2010 y en adelante serán las del 2009, así como todas aquellas aprobadas antes del 29 de abril de 2009».

La FIA a su vez que recordó que la anulación de los topes presupuestarios para 2010 implicó también un acuerdo para que los equipos bajen sus presupuestos a fines de 2011 «a niveles de los años 90» y confió en que «en los próximos días» se firme un nuevo Pacto en el que sus abogados trabajaron los últimos días.

«Hay una atmósfera irrespirable, con la tensión que subyace a todo lo que pueda suceder en la pista», admitió hoy John Howett, vocero de los ocho equipos de la FOTA, en un GP alemán que ya llegaba bajo escándalo por los polémicos elogios de Bernie Ecclestone a Hitler.

Todas las miradas en Nurburgring están puestas en el joven crédito local de Red Bull, Sebastian Vettel, que tiene 39 puntos y buscará confirmar su ataque sobre el líder firme del certamen, el inglés Jenson Button (64), de BrawnGP.

motorhome-fia-motmelo«El título se decidirá cuando finalice el Mundial porque la temporada es muy cerrada y nosotros tenemos un auto muy veloz», afirmó Vettel, de 22 años, ganador en el último GP, en Silverstone, donde Button apenas llegó sexto.

Rubens Barrichello (BrawnGP) escolta con 41 puntos, mientras Mark Webber (Red Bull) tiene 35,5, pero Vettel-Button acaparan toda la atención, mientras se aguarda también si Ferrari logrará concretar la tenue recuperación que evideción en Silverstone.

La carrera del domingo podría ser la despedida del francés Sebastien Bourdais de Toro Rosso, donde no están para nada conformes con su rendimiento y podrían reemplazarlo por el español Jaime Alguiersuasi, flamante probador.

Pese a que podría ser la última vez que hospede a la F-1, Nurburgring la recibió hoy con una infraestructura renovadaque requirió una inversión de 252 millones de euros, destinadosa una nueva tribuna para 4.760 personas y un gigantesco centrocomercial con un lujoso hotel.

Incluye un estadio cubierto con más de 3.000 puestos que el sábado hospedará el encuentro por el título mundial de los medianos (versión IBF) entre el italiano Domenico Spada y el alemán Sebastian Zbik.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario