Hamilton aprendió de 2007, no quiso arriesgar con la puzolana

Corría el año 2007 y se disputaba la carrera del Gran Premio de China 2007, el 7 de octubre de 2007, cuando todo parecía alinearse para que Hamilton fuese campeón, el británico terminó con su monoplaza parado en la puzolana y el mundial siguió vivo para Brasil, donde finalmente Kimi Raikkonen se hizo con el título.

En la carrera del domingo, donde Hamilton se proclamó heptacampeón del mundo de F1, el piloto de Mercedes no quiso cambiar sus gomas en la fase final de la carrera y se mantuvo durante 50 vueltas rodando con los mismos neumáticos, a pesar de que su equipo quería que entrase a boxes por seguridad.

Con 30 segundos de ventaja sobre Sergio Pérez, lo más sensato desde el muro de Mercedes era que el piloto británico entrase a cambiar unas gomas que ya estaban muy degradadas. Si tenemos en cuenta que en su primera parada había tardado 23,86 segundos, le hubiese salido completamente gratis, se mantendría líder de carrera y tendría unos neumáticos nuevos con los que afrontar con garantías la consecución del mundial y la victoria en carrera.

Pero Hamilton se negó a entrar en boxes y tras la carrera explicó el motivo: «Recordarás que perdí un campeonato del mundo en el pitlane. Y aprendí la lección de 2007, eso seguro». Los fantasmas del pasado regresaron para recordarle a Lewis que se quedó enganchado en la puzolana del Gran Premio de China de 2007, cuando estaba compitiendo con Fernando Alonso y Kimi Raikkonen por el mundial.

«Hubo un punto en el que Seb se estaba acercando. En ese momento no sabía el motivo, así que traté de controlar la temperatura de mis gomas», explicó el piloto de Mercedes. «No sabía si era porque mis neumáticos se estaban sobrecalentando o si estaban demasiado fríos. Creo que lo pasé mal en la fase de graining del neumático y luego comenzó a recuperarse, el agarre volvió».

«La pista se estaba secando en algunas zonas y fui mejorando mi trazada durante toda la carrera. Entonces empecé a acelerar y Seb entró en boxes. Supe que esa no era la elección correcta. Decidí quedarme fuera y los neumáticos se fueron volviendo más lisos, eso era exactamente lo que necesitaba».

«Afortunadamente, ese neumático intermedio mantiene la temperatura. Si hubiese puesto un juego nuevo de secos no lo habría bordado, fue la mejor decisión», dijo con rotundidad Hamilton.

Y es que en la locura de carrera de del pasado domingo pudimos ver un poco de todo: desde pilotos como Hamilton o Pérez que hicieron sólo un cambio de neumático al principio de carrera y luego estuvieron durante 50 vueltas rodando con los intermedios, a pilotos que pasaron tres veces por boxes como Kimi Raikkonen o Max Verstappen.

2 comentarios sobre «Hamilton aprendió de 2007, no quiso arriesgar con la puzolana»

Deja un comentario