El apellido Schumacher: ¿maldición o bendición?

Su padre, Michael Schumacher, puso el listón muy alto en la máxima categoría, y aunque Lewis Hamilton haya superado o igualado algunos de sus récords, el aura de leyenda no se lo podrá arrebatar nadie.

La temporada 2021 será el regreso del apellido Schumacher a la Fórmula 1. Será de la mano del hijo del hombre que se convirtió en una leyenda de este deporte cuando puso por las nubes unos números impensables para esta competición. Pero como los récords están para romperlos, llegó Lewis Hamilton y los aplastó casi todos.

Tras la lucha con Fernando Alonso en la temporada 2006 disputándose el título mundial, que finalmente ganó el asturiano, Michael dijo adiós a la competición. Los tifosi le rindieron todos los honores posibles, el piloto alemán había devuelto a Ferrari a la senda de los títulos tras 21 años de sequía.

En 2009 le picó de nuevo el gusanillo y a finales de ese año se anunció su regreso con la recién creada escudería Mercedes, heredera de BrawnGP. Tras la temporada 2012 aterrizaba Hamilton en el equipo y Schumacher anunciaba su retirada definitiva, un año más tarde sufría el fatal accidente de esquí en los Alpes y dejaríamos de verle en público desde entonces.

Treinta años después del debut de su padre

Ahora toma el relevo su hijo, que este año debutará en la máxima categoría con Haas. Llega con el título de Fórmula 2 bajo el brazo y mucho se espera de él, no tanto por sus logros como por llevar el apellido Schumacher. Muchos le ven en dos o tres años al volante del Ferrari.

Hans-Joachim Stuck ha hablado de su joven compatriota en una exclusiva entrevista con F1-Insider. El ex piloto alemán es hijo del piloto Hans von Stuck, por lo que sabe bien lo que representa ser “hijo de”, aunque en el caso de Mick se magnifica por ser hijo del heptacampeón.

La historia quiere empezar jugándole una mala pasada al joven Mick, debutará justo 30 años después de que lo hiciese su padre en Spa, y aunque tuvo que retirarse de esa carrera, sentó las bases para lo que vino después: 7 títulos de pilotos y 91 victorias. Ahora Mick Schumacher tomará el relevo teniendo que demostrar que no está en la categoría reina por su apellido.

Ser “hijo de” una bendición para Stuck

“Papá conocía a toda la gente”, recuerda Stuck. “Gracias a sus buenos contactos y relaciones, pudo hacer mucho por mí. El nombre siempre me ha ayudado, en cada oportunidad”.

“Hoy sigue siendo igual: recibo muchas cartas de fans y me escriben personas de 80 años o más que han encontrado fotos con mi padre. En toda mi vida siempre ha sido una ventaja tener el apellido Stuck. Siempre me he podido beneficiar del nombre, de los éxitos, pero también del comportamiento de mi padre”, añadió Hans-Joachim Stuck.

El veterano piloto de 70 años ve muchos puntos en común entre sus inicios y los pasos que ahora sigue Schumacher. Recuerda que una de las cosas que más le ayudaron a lidiar con la presión es la correcta educación que le dieron sus padres.

“También es el caso de Mick, le conozco y no es alguien que haga castillos en el aire. Sus padres, Michael y Corinna, siempre tuvieron los pies en la tierra. Mick nunca tuvo la chulería que podrías tener con ese apellido. Y eso hace que sea más fácil lidiar con la presión”, dijo Stuck.

El alemán pide tiempo para su joven compatriota, y reconoce que es bueno que empiece con Haas, así tendrá tiempo de acostumbrarse a la categoría sin la presión de estar luchando por las victorias. Pero deja claro que cuando llegue el momento, las victorias llegarán.

Por el momento, parece que Mick tiene los pies en la tierra, sus aspiraciones para esta temporada pasan por luchar por entrar en Q2 eso demuestra que tiene claro donde está el monoplaza y lo que puede dar de sí. Si todo marcha según lo previsto hará un aterrizaje como George Russell en la Fórmula 1, y el día que le den un coche con opciones de luchar por la victoria tendrá que sacar su mejor versión, mientras tanto le toca aprender.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.