El caos de la parrilla de salida de Suzuka

El alemán Timo Glock sufrió hoy un terrible accidente en la sesión de clasificación del Gran Premio de Japón de Fórmula 1 y terminó internado, aunque fuera de peligro, pero el episodio derivó en un caos en el orden de la parrilla de salida para la carrera, a raíz de las sanciones contra Alonso, Button, Barrichello, Buemi y Sutil.

Glock impactó con su Toyota a 280 kilómetros por hora en las barreras de protección externas en la curva que lleva a la recta final del trazado de Suzuka, que vuelve al Mundial tras dos temporadas ausente. El impacto de Glock no fue el único, otros cuatro pilotos tabmién sufrieron accidentes: el australiano Mark Webber, el español Jaime Alguersuari, el suizo Sebastian Buemi y el finlandés Heikki Kovalainen.

Todos ellos terminaron despistados en un sábado nefasto, antesala de una carrera que quizás pueda finalizar con Jenson Button como vencedor de esta temporada a falta de disputarse los grandes premios de Brasil y Abu Dhabi.

El choque frontal de Glock fue tan violento que le impidió abandonar por sus propios medios el habitáculo, donde permaneció siempre consciente pero del que debió ser extraído por los comisarios de pista con evidente dificultad. Cuando era llevado en camilla a una ambulancia, un gesto de su mano derecha tranquilizó a todos, pero finalmente fue llevado en helicóptero a una clínica cercana al circuito, donde quedó ingresado.

Los médicos detallaron que no sufre fracturas pero presenta una herida por corte en la pierna izquierda y fuertes dolores en la cadera, por lo que se da como improbable que pueda correr mañana y deberá ser sustituido por el tercer piloto de Toyota, el nipón Kazui Kobayashi.

En la tercera sesión de entrenamientos libres de por la mañana, Webber dañó seriamente su Red Bull en otra salida de pista, al punto de no poder disputar la clasificación, mientras en Q2 los accidentados fueron Alguersuari (Toro Rosso), Buemi (Toro Rosso), Glock (Toyota) y Kovalainen (McLaren). Para Alguersuari el episodio no tuvo consecuencias, mientras para Buemi, quien ya se había salido antes del trazado, hubo daños en su monoplaza, mientras el McLaren de Kovalainen también resultó dañado aunque levemente.

Cuando Glock sufrió su accidente aparecieron las banderas amarillas (y luego bandera roja que detuvo la sesión), pero varios pilotos no las respetaron y continuaron con sus vueltas lanzadas. Los comisarios de la FIA decidió sancionarlos y se desató una gran confusión en torno a la parrilla de salida.

Aunque se ha dado una parrilla provisional con las sanciones de 5 puestos aplicadas, las posiciones finales de la carrera de mañana se conocerán cuatro horas antes de tomar la salida, límite máximo que permiten los reglamentos, pues tras las sanciones aparecieron las apelaciones de los equipos, que seran consideradas por los comisarios caso por caso.

«No daremos la parrilla de salida definitiva hasta cuatro horas antes de la carrera, e incluso puede haber cambios hasta una hora antes. No la daremos hasta que sepamos el estado de salud de los pilotos accidentados», argumentó un portavoz de la FIA.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario