Reacciones a la sanción de la FIA a Renault

Flavio Briatore evalúa demandar a la FIA por su la sanción que le impide regresar a las pistas de por vida impuesta a raiz de haber sido declarado culpable de amañar el accidente de Nelsinho Piquet para favorecer el triunfo de Fernando Alonso en Gran Premio de Singapur de la temporada pasada. Y mientras Briatore busca el modo de continuar su negocio en la Fórmula 1, el nombre de Alain Prost sigue sonando como posible sustituto del italiano.

«La decisión de la FIA me sorprendió muchísimo», dijo Briatore a la prensa italiana, a la que agregó que buscará probar su inocencia y lavar su imagen, muy deteriorada tras el escándalo del Gran Premio de Singapur 2008. Sin embargo Briatore no se presentó ante la audiencia del Consejo del Motor para defender sus derechos.

La sanción de la FIA, que además de obligarle a dejar de ejercer como representante de pilotos y dejarle fuera de otras labores comerciales en las que venía trabajando en la Fórmula 1, podría afectar también a su condición de dueño del club de la segunda división inglesa Queens Park Rangers, del que es copropietario junto con Bernie Ecclestone, dijo la BBC.

Las reglas del fútbol inglés establecen que los dueños de los equipos no pueden haber sido suspendidos por Federaciones deportivas, como es el caso de Briatore, sancionado por haber ordenado chocar a Nelsinho Piquet en Singapur.

La sanción anunciada ayer por la FIA, que eximió a Alonso y Piquet y sólo aplicó un castigo en suspenso a Renault, fue criticada por el presidente de la Federación Española de Automovilismo, Carlos Gracia, para quien Briatore «fue la cabeza de turco».

«Era un objetivo a cumplir. Alguien salió de caza y se llevó la pieza», dijo Gracia, al sugerir que la expulsión de Briatore puede deberse a su enfrentamiento con Max Mosley, quien dejará la presidencia de la FIA en octubre.

«Creo que recurrirá posiblemente a la Corte Internacional de Apelación de la propia FIA y vaya a la jurisdicción ordinaria porque tiene que defender su modus vivendi», agregó Gracia.

«La sanción contra Briatore me parece excesiva, no había pruebas claras para inculparle y tampoco ha podido defenderse», dijo Gracia, quien añadió que si «la trama fue un acto criminal, como dijo Mosley», Piquet, que fue su «ejecutor» no tendría que haber sido indultado por la FIA.

El ex campeón mundial Alain Prost, por su parte, dijo al diario inglés Daily Mail que trabajó «la totalidad» de su carrera «con integridad» y que la F1 «necesita desesperadamente recuperar algo de moral». «Es increíble pensar en lo que pasó y lo que podría haber ocurrido», añadió Prost, a quien el Daily Mail señaló hoy como gran candidato a suceder a Briatore, cuyo doble rol de jefe de una escudería y agente de pilotos.

Esa doble condición, según Prost, afectó a Piquet, quien primero acató la orden de estrellarse contra un muro, pero, casi un año después, ya despedido de Renault, denunció la maniobra ordenada por Briatore y Pat Symonds, el jefe ingeniero de la escudería, quien fue suspendido por cinco años.

flavio-briatore-pat-symons-renaultEl diario inglés The Times habla hoy de la «espectacular caída en desgracia» de Briatore «que soñaba sustituir un día» a Ecclestone, mientras considera de «excesiva benevolencia» la pena en suspenso hacia Renault.

En Italia, la Gazzetta dello Sport decía que Briatore «no es un santo, pero tampoco es el diablo» que presenta la sentencia de FIA, «presidida por un personaje moralmente bastante comprometido» como Mosley.

«La condena es una venganza planeada desde hace tiempo», agregó La Stampa, diario del grupo Fiat, para el cual Mosley, «tras superar el escándalo de su orgía sadomaso y los absurdos diktat sobre los reglamentos, ha dado otro golpe fatal a la credibilidad de la Fórmula 1».

En España, el diaro AS calificó de «disparate» la sentencia y dijo que Mosley «se cobró otra víctima» antes de su retirada, mientras El Mundo habla de sentencia «ambigua, indulgente y levantina, porque concentra sobre un italiano toda la responsabilidad del accidente ficticio de Singapur, mientras Renault se queda sin sanciones ni económicas ni deportivas».

Finalmente, el parisino LEquipe se pregunta si Renault, beneficiado por la sentencia, tendrá capacidad ahora para resurgir, pues «no le será difícil» encontrar un sucesor de Briatore, pero sí uno para Symonds. «Accidente de Singapur: veredicto clemencia para Renault», concluye Le Figaro.

3 comentarios

  1. POR UN PRINCIPIO DE JUSTICIA. no se puede indultar a quien apretó el gatillo y solo ejecutar a quien lo sugirió. Si el hecho existió, todas las partes involucradas deberian recibir su cuota de condena, sino NO es justicia y seguramente se oculta algo mucho peor de lo que sucedio hasta ahora. La condena si es justa puede lastimar, pero los desmanejo, venganzas y defensa de intereses al estilo mafia es mucho peor. El deporte automivilistico es algo INSUPERABLE para mi gusto pero tanta impugnidad, falta de etica y abusos, van a complicar severamente a cualquier piloto o equipo que busque patrocinio – NADIE PEGA SU IMAGEN AL DESCREDITO – y eso, sin dudas, es el comienzo de FIN.

  2. Briatore a sido la víctima por no querer acatar las ordenes de un piloto precário en la F1 como lo és Piquet y no se está haciendo justicia si no venganza. Venganza por querer abrir un mundial paralelo en la F1 por no hacer caso a la FIA, en definitiva és el personaje que más cara le ha plantado a Mosley. El único fallo que cometió Briatore a sido el querer dar esperanzas a toda costa a Fernando Alonso para que este no se le escape y no tuvo la picardía de que los Piquet ivan a por todas y más el padre que és un viejo buitre que lo que buscaba era la oportunidad de afianzar la continuidad de su mal trechado hijo en la F1.

  3. Me gustaría que algún medio publicara, todas las «pruebas» que se han merituado en este caso, para establecer culpabilidades y penas… tiene que haber conversaciones radiales, documentos, algo contundente; no se puede condenar de por vida a Briatore, en base al desacreditado testimonio de un miserable despechado, que tiene evidentes motivos para una mezquina venganza; y menos aún, por el testimonio de un cobarde y anónimo testigo X…

    En los sistemas legales del mundo entero, cada vez es más evidente, la poca confiabilidad que tienen los testimonios de «testigos», que bien pueden ser comprados, influenciados y hasta víctimas de una débil memoria y febril imaginación.

    Si eso es todo lo que tiene la Fia en contra de Briatore; si Renault ha buscado la salida fácil, para evitar una exposición prolongada al descrédito por un proceso largo que nadie podría preveer cuanto tiempo podría demandar; no tengo dudas que Flavio, si tiene algún argumento sólido para defenderse, contraatacará; conociéndolo, dudo mucho que se preste resignadamente al papel de cabeza de turco, para solucionarle por la vía más fácil los problemas a Renault; y mucho menos, para satisfacer la mezquina venganza urdida en su contra, por el cadáver viviente de Max Mosley.

Deja un comentario