Reacciones a la lista de paticipantes de la FIA

Todos los equipos que actualmente participan en el Mundial de Fórmula 1 fueron incluidos hoy por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) en la lista de participantes de 2010, aunque la mayoría, con Ferrari a la cabeza, amenaza con marcharse y montar un campeonato paralelo.

Las escuderias rebeldes, agrupadas en la FOTA (Formule One Team Association), rechazaron la lista de inscripción de la FIA y emplazaron a su presidente, Max Mosley, a «encontrar una solución al conflicto a más tardar en una semana».

Tras definir como «arbitrarias» las propuestas de la FIA, la FOTA advirtió que esperará «a mas tardar» hasta el próximo viernes para que la FIA dé marcha atrás a los cambios de normas.

Además, los equipos enviaron una nota al Consejo Mundial de la FIA, convocado para el 24 de junio, solicitándole que intervenga «como último recurso» para «evitar una ruptura que amenaza con ser irreversible».

Los equipos amenazan con montar un campeonato paralelo a la F-1, creada en 1950, pues consideran que la limitación presupuestaria optativa (44 millones de euros por año por equipo) y las ventajas competitivas en pista para los que adhieran a ese techo acaban con las tradiciones de la categoría.

Mosley impulsa cambios reglamentarios y reducciones de gastos para dar cabida a nuevos equipos.

De las diez inscripciones al Mundial 2010 que recibió la FIA, sólo tres aparecen como nuevos equipos participantes en la lista divulgada hoy: USF1, Campos Racing y Manor Grand Prix.

«Es nuestro deber considerarlo (al Consejo) como un ultimo recurso en un intento por resolver esta crisis y poder así continuar en la Fórmula 1 en un contexto estable, regulado por una administración respetuosa y equilibrada», afirmó la nota de la FOTA.

Tras advertir que se trata del «último esfuerzo», la entidad que agrupa a los equipos sostuvo que se busca «una pronta solución, pero si no aparece, los equipos deberán forzosamente optar por alternativas que salvaguarden sus intereses».

La referencia es a la eventualidad, cada vez más concreta, de que se organice un Mundial paralelo, al margen de la FIA, en cuya dirección ya están trabajando los grandes constructores, a pesar de las amenazas de Bernie Ecclestone, dueño de los derechos comerciales de la categoría.

Ecclestone dijo días atrás que hay contratos firmados y que un campeonato en paralelo puede derivar en acciones legales de la FIA o de algunos patrocinadores.

Ferrari, con su presidente Luca Cordero di Montezemolo al frente de la FOTA, anunció hoy que no acepta su inscripción sin condiciones al Mundial 2010 en los términos que ha dado a conocer la FIA, al tiempo que dejó abiertas las puertas para un recurso ante la justicia ordinaria.

Ferrari, Red Bull y Toro Rosso están obligados a competir en 2010 en virtud de los acuerdos firmados con anterioridad, según la FIA; mientras que Williams y Force India se inscribieron sin reservas, los mismo que los tres debutantes.

En tanto, Renault, McLaren, BMW Sauber, Toyota y Brawn GP, que firmaron su inscripción con reservas, en adhesión a la FOTA, fueron conminados por la FIA a levantar sus condiciones.

paddock-barcelona-montmeloLa FIA no considera las condiciones que también impusieron con la FOTA Ferrari, Red Bull y Toro Rosso porque existen contratos que los obligan a correr en 2010.

«Para evitar dudas, Ferrari confirma que no participará en el Campeonato de Formula 1 del año próximo con un reglamento adoptado por la FIA unilateralmente, en violación de sus derechos sancionados por el pacto firmado entre ambas partes en 2005», replicó la marca italiana.

Se trata de un acuerdo que liga a Ferrari a la Fórmula 1 hasta 2012, firmado por el entonces director general Jean Todt, que la Casa de Maranello considera nulo, pues entiende que quedó sin efecto porque la FIA violó sus cláusulas.

La Alta Corte de París ya dio la razón a Ferrari en cuanto a que determinó que las nuevas normas violarían los pactos existentes con anterioridad.

La posición de Ferrari se mantiene inalterada, ya que exige la eliminación del techo presupuestario y la anulación de las ventajas técnicas y económicas para las escuadras que lo respeten, como planteó Moxley.

1 Comentario

  1. Hasta dónde estará dispuesto a mantener su arrogante, soberbia y prepotente postura, Max Mosley…

    La imágen que se está dejando ante la opinión pública, aficionados y posibles auspiciadores; es por decir lo menos lamentable.

    Este hombre, quién manifestó que el espíritu de las nuevas medidas; era asegurar la buena salud de la fórmula 1, y su presencia en el tiempo; es incapaz de caer en la cuenta que está a punto de pasar a la historia, justamente como el hombre que finalmente la destruyó; y sin necesidad de una imprevisible e imponderable crisis económica.

    Lo peor de todo para él; es que su situación a éstas alturas es de lo más comprometida; y ahora sólo quedan dos opciones, o mantiene su absurda posición y liquida a la fórmula 1, al menos en el formato de alta tecnología y excelencia en pilotaje, como hasta ahora la hemos conocido, o capitula incondicionalmente de manera vergonzosa, perdiendo definitivamente toda autoridad y razón de ser para mantenerse en su cargo… No quisiera estar en sus zapatos, aunque se lo buscó el mismo; y espero que finalmente se inmole, en aras de la supervivencia de la categoría.

Deja un comentario